CAUSAS DE CARIES EN LOS DIENTES

La caries dental es una peligrosa infección de las estructuras dentales y es, además, quizá la enfermedad más sucesiva de la especie humana.

CAUSAS DE LAS CARIES

Hay tres factores de peligro que influyen en el avance de la caries dental:

  • Los azúcares en la rutina alimentaria.
  • Los microbios en la boca.
  • La presencia de dientes impotentes o inclinados.

Además, se requiere el esfuerzo conjunto de un cuarto factor, el tiempo, que es imprescindible para que los diferentes componentes actúen.

Como decíamos, para que se genere la caries dental, el factor tiempo es esencial, por lo que cuanto más tiempo tenga un niño, es casi seguro que introduzca la caries dental. En cualquier caso, en la dentición esencial o de leche, puede crearse un tipo de caries especialmente amplio en los dientes de leche, que influye básicamente en todos los incisivos (o paletadas) y que, por regla general, se da en niños atendidos durante bastante tiempo con jarra o mediante la utilización de chupetes absorbidos de néctar o azúcar. Al principio, la llaga se manifiesta como un cambio de color (tenue o blanquecino) en la carilla del diente.

A medida que la llaga avanza, aparece la pérdida de sustancia y el sabotaje del acabado, dando un aspecto de mancha grisácea. A la larga, el pulido se separa y la lesión resulta efectivamente discernible. En el momento en que la caries influye sólo en el acabado, no causa tormento. En el caso de que la lesión avance y llegue al tejido interior del diente, aparece el tormento, que en algunos casos es excepcional y se desencadena al tomar refrescos calientes o fríos. A medida que la enfermedad avanza, pasa a los tejidos delicados que rodean al diente, provocando la aparición del flemón, que buscará una salida al exterior a través de la encía.

TRATAMIENTO INDICADO PARA LA CARIES

El tratamiento debe ser aplicado por el odontólogo o estomatólogo y depende de tres enfoques fundamentales:

  • Control de la enfermedad.
  • Remineralización de los tejidos.
  • Tratamiento de las dificultades.

PREVENCIÓN DE CARIES

Hemos percibido cómo la mejora de la caries se ve afectada por algunas variables. Algunas de ellas no se pueden alterar (como la vulnerabilidad individual), sin embargo, otras pueden ser objeto de seguimiento.

Hay algunas estimaciones preventivas que intentaremos aclarar. En cualquier caso, recuerde que el mejor tratamiento es la anticipación, y que ésta debe empezar a aplicarse desde los primeros meses de vida del niño.

Medidas dietéticas. Su objetivo central es disminuir la materia prima (azúcares) sobre la que actúan los microbios. Las acciones a aplicar incluyen:

  • Reducir la recurrencia de la apertura a los azúcares, en lugar de disminuir la suma agregada de azúcares.
  • Evitar las variedades de alimentos que se adhieren a los dientes (goma de mascar, dulces delicados, etc.), debido a su calidad perpetua en las superficies de mordida.
  • Manténgase alejado de la utilización de sacarosa. Utilice, en igualdad de condiciones, el xilitol y el sorbitol, que fomentan un verdor bacteriano con menos capacidad de crear caries.
  • En los bebés, evite el contacto retardado entre los dientes y las tetinas de los recipientes (cerca de 15-20 minutos para cada toma).
  • Intentar no mejorar los chupetes con néctar o azúcar y no ofrecer zumos de productos orgánicos en los biberones.
  • Adelantar la admisión de fuentes alimentarias ricas en fibra (manzanas, zanahorias, etc.)
  • Los tutores deben responsabilizarse de la limpieza bucal hasta que el niño adquiera la capacidad adecuada. Se utilizarán dos procedimientos:

El cepillado de dientes: Debe iniciarse cuando aparezcan los dientes primarios. Se debe utilizar un cepillo de dientes adecuado para niños y seguir el procedimiento correcto. No es apropiado utilizar pasta de dientes con flúor en niños menores de 5-6 años, debido a la inclinación de los niños a esa edad a tragarla.

Curso general: Es la mejor técnica, la menos costosa y la más inocua. Proporciona una disminución de la frecuencia de caries de hasta la mitad. Es la sugerida por la OMS. Suplementación singular. Es la segunda mejor técnica tras la fluoración del agua potable. Las dosis a utilizar dependen del flúor del agua potable y de la edad de cada niño. Se aconseja aumentar la dosis desde los 0-6 meses hasta los 13-16 años.

Curso de vecindad: el flúor cercano o efectivo es viable con suplementos de flúor a partir de los 5-6 años. Además de los dentífricos con flúor, los colutorios son accesibles para su uso diario o semanal. Dado que existen diferentes métodos para administrar flúor a los niños, es conveniente hablar con el pediatra sobre cuál debería ser la opción más idónea para cada joven.

  • Jabones y selladores. Aplicados por los expertos, son la mejor medida para prevenir la caries de los huecos y de las superficies oclusales. Aquí podemos incorporar también la fluorización aplicada en los centros de trabajo de los odontólogos y estomatólogos.

Cuando existe una depresión, la metodología para solucionarla es eliminar la fosa, hasta ese momento, con instrumentos rotatorios de alta velocidad (turbina) y posteriormente rellenar o rellenar la cavidad previamente limpiada con un material compuesto para encías (composite).

Deja un comentario